Curaduría: Aliocha Imhoff y Kantuta Quirós.

“Nosotros no hemos atravesado la frontera, la frontera nos ha atravesado.” (Los Tigres del Norte)

« Una tierra fronteriza es un lugar vago e indeterminado creado por el residuo emocional de un límite no natural.
La frontera entre México y Estados Unidos es una herida abierta donde el Tercer Mundo raspa contra el primero y sangra
Y antes de que se forme una costra, sangra nuevamente, la sangre vital de dos mundos que se fusionan para formar un tercer país, una cultura fronteriza.
« Herida abierta de 1.950 millas de largo / dividiendo un pueblo, una cultura / que recorre la longitud de mi cuerpo / clavando cercas en mi carne / me parte me parte / me raja me raja »

Gloria Anzaldúa, Borderlands – La Frontera – The New Mestiza (1987)

 

boarder   Muro y pasaje, rotura y sutura, borde y umbral entre varios mundos.”La frontera nos cruzó” es una exposición de películas de artistas, dedicada a los imaginarios psíquicos y geográficos de las zonas fronterizas, como espacios conflictuados, en desplazamiento contínuo, en los cuales cabalgan diferentes lugares y temporalidades. Es a través de un tejido de narraciones e imágenes que afloran, como estos ‘espacios reales e imaginados’ son producidos, establecidos y vividos. Así como lo sugieró Barbara Hooper, el cuerpo es uno de los sitios mas critico para observar la producción y la reproducción del poder. Los seres fronterizos son en sí mismos fronteras : sus cuerpos son lugares en los que se encuentran, se cruzan y se superponen, como cicatrices, fronteras diversas, fronteras entre las lenguas (‘nowhere de las lenguas’, ‘antro dentro de las lenguas’), entre los géneros, entre vida y muerte. Espacios de entre dos, de desidentificación y de peligrosa alquimia, que secretan lo que otros llamaron ‘pensamiento fronterizo’.

Inauguración Sábado 19 de septiembre, 15 hs. (Vernissage)
MUNTREF-Centro de Arte Contemporáneo, sede Hotel de Inmigrantes.
Av. Antártida Argenitna 1355.