En algún lugar en África, Ndugu está bailando con sus amigos cuando el director de la escuela le llama para leerle una carta de su padre adoptivo en América, quien le cuenta que se ha quedado viudo después de 42 años de matrimonio y que está solo y triste. Ndugu quiere entonces que él esté feliz nuevamente por lo que comienza una búsqueda de esposa para este hombre en el otro lado del mundo. No es fácil la búsqueda, porque las mujeres del pueblo tienen cosas mejores que hacer y no le dan importancia; aunque Ndugu no se da por vencido.