Belo Monte es una las grandes construcciones más controvertidas del planeta, tanto por su impacto ambiental como por su coste humano. La hidroeléctrica de Belo Monte empezó a construirse el mes de junio de 2011, casi 30 años después de los primeros intentos de implantar esta obra por parte de la dictadura militar en Brasil. Viajando por el río Xingú encontramos a innumerables personas que viven en sus orillas, moradores de toda una vida que se verán afectados por la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte. Relatos de “ribeirinhos”, de indígenas, de campesinos, de la gente de la región de Altamira, en la Amazonia, así como de especialistas en la materia, forman entre todos este complejo rompecabezas. Reflexiones sobre el pasado oscuro de este polémico proyecto que intentan aclarar el futuro incierto de la región y de las personas que viven a orillas del río Xingú. .