Amina, senegalesa de 25 años, es la única mujer que sobrevive entre el grupo de inmigrantes subsaharianos que aguardan en el monte Gurugú, en Marruecos, una oportunidad para saltar la valla a Melilla. Ella ha intentado saltar en una ocasión, pero no lo logró. Amina cuenta en el documental los maltratos de la policía marroquí y su sueño de trabajar en Europa.