Es un retrato íntimo, a veces humorístico, de tres generaciones de exiliados en el campo de refugiados palestinos de Ein el-Hilweh (“Dulce Primavera”), el más grande en el Líbano, con más de 70.000 personas viviendo en un área de un kilómetro cuadrado. Hoy día, Ein el-Hilweh ha cumplido 64 años desde su establecimiento a fines de la década del 40 y constituye una isla palestina rodeada de puestos armados de vigilancia libaneses. El documental está basado en un conjunto de documentos personales, archivos familiares y filmaciones históricas; es un estudio sensible y revelador del sentido de pertenencia, la amistad y la familia. Filmado durante más de 20 años por varias generaciones de una misma familia, A World Not Ours no es simplemente un retrato familiar; es asimismo un intento por registrar lo que tiende a olvidarse y destacar lo que no debería desaparecer de la memoria colectiva. .