Char es una isla en el río que marca la frontera entre India y Bangladesh. Aquí vive un niño llamado Rubel, junto con su familia y otros que perdieron sus casas. La isla emergió como un presente del río a la gente que precisaba refugio después que sus poblados fueran arrasados por la subida de las aguas. Pero este presente está hecho de arena, una consecuencia fugaz de la puesta en marcha de la represa río arriba. La gente hizo uso de este terreno y estableció un mercado de contrabando. Ganado, alcohol, arroz y otras mercancías son transportados a escondidas a través de los controles de frontera. Una heroica batalla por la supervivencia que provee a Rubel con lo justo como para soñar con un futuro mejor, ya que Char es solo una etapa en su vida. Sourav Sarangi observó este singular microcosmos a lo largo de varios años y capturó las heterogéneas y casi apocalípticas imágenes de la película.