Halaw en malayo-bahasa significa “conducido afuera”. La película aborda un tema tan relevante como la explotación y el tráfico de personas desde Mindanao a Malasia. La historia sigue a distintos personajes a lo largo de un arduo viaje a través de territorios inexplorados para cruzar ilegalmente la frontera con Bongao, Filipinas, y Sabah, Malasia; son impulsados por el deseo de sustituir cierto estado de pobreza por un futuro incierto que los aguarda. Una prostituta que ya ha intentado cruzar varias veces. Dos hermanas que buscan a su madre, la cual ha desaparecido sin dejar rastro en Malasia. Una niña pequeña y su hermano mayor, quien también quiere embarcarse aunque habla un lenguaje distinto del de los demás. Sin psicoanalizar, sin mayor drama o grandes explicaciones, la película muestra al espectador estas vidas y a Filipinas como un mundo multiétnico y diverso..