Al enterarse de la muerte de su madre, un hombre que había partido a Francia para encontrar trabajo y ganarse la vida regresa ahora a Portugal. Lo seguimos en sus paseos por sitios que él había olvidado. Sentimos cómo se ha convertido, ante los ojos de los demás, en extranjero. Al salir, mucho tiempo atrás, no sabía que lo iba a perder todo. Busca a la única persona que puede saber del lugar donde su madre está enterrada, pero aunque la encuentra, ella no sabe nada. En el momento que está por rendirse tiene una revelación; la promesa debe ser cumplida.