Filmado en Chaitén, en el sur de Chile, el documental narra la vida de un grupo de personas que regresa a su pueblo tras la erupción de un volcán y de este modo impedir que las autoridades abandonen el lugar. Allí se encuentran con un escenario desolador, el río se ha desbordado y muchas casas han desaparecido por completo. Los años pasan y el veredicto final sobre el futuro del pueblo no llega. El tiempo parece haberse detenido. Ahora viven entre las cenizas, sumidos en el abandono y perseguidos por el Estado, buscando defender su identidad. Refugiados en su tierra es un retrato intimista del hombre y su pertenencia, una lucha interior forjada por las fuerzas naturales.