Tres muros, tres pueblos, un destino. En Eslovaquia hay bebés que nacen en condiciones precarias detrás de muros construidos para separar la etnia romaní de la población “blanca”. En Palestina la vida de la población civil transcurre a la sombra de un muro de hormigón de once metros de altura, detrás del cual han quedado familiares, tierras y puestos de trabajo. En el Sahara Occidental, en un intento de crear una zona segura, unas chicas arriesgan su vida desminando la franja a lo largo del muro de arena de 3.000 km, que les separa de su tierra y sus familiares. El documental cuenta la marginación y el aislamiento de la población afectada, quienes, muchas veces ajenos a la polémica política que rodea y levanta estos muros, se ven separados de sus familiares, tierras y lugares de trabajo. Los protagonistas narran la lucha por la supervivencia de tres pueblos unidos por la marginalización y el olvido.