Por un lado está Tudor, un inmigrante rumano que vive en París, casado con una francesa y que trabaja de traductor para el cuerpo de policía. Del otro lado está ella, una joven prostituta rumana que acaba de ser víctima de una violación colectiva. Ella no habla francés y, por consiguiente, necesita de Tudor para que sirva de vínculo con la administración a través de los distintos procedimientos. Pero él también necesita de ella porque le permite tener trabajo. Ambos personajes deben pasar la noche juntos, una noche más parecida al infierno que nada.