En “Los 727 días sin Karamo”, distinas parejas cuyo amor ha sido puesto a prueba por las leyes de migración y sus consecuencias, nos permiten entrar en sus vidas. Una repentina deportación puede separarlos en cualquier momento. Aquellos, cuya relación puede resistir este gran desgaste psíquico y también económico, aspiran a una larga vida juntos o a un nuevo encuentro. Es el caso de Susanne, que ha esperado 727 días para que permitan volver a Karamo, su marido y padre de sus hijos. El punto de vista de cada historia está marcado por la esperanza, la intervención estatal en la vida privada, el sueño del gran amor y una realidad aleccionadora. Las historias de estas parejas van más allá de las diferencias territoriales, sociales y de lenguaje, con la esperanza de que su relación pueda convertirse en una lucha por la regulación de las leyes inmigratorias.