Después de dos años, con cientos de muertos a día de hoy, el conflicto de Siria aún en marcha se ha convertido en un microcosmos de tensiones políticas del Medio Oriente y en un desagradable reflejo del mundo en toda su extensión. En contraposición al panorama de la Primavera Árabe y la complicada política de la región, esta película busca explorar el conflicto sirio a través de la humanidad de los civiles que han muerto, que han sido abusados y desplazados a la miseria de los campos de refugiados. En este tipo de conflictos, grandes o pequeños, son los civiles (mujeres y niños, familias y comunidades enteras) quienes sufren el daño de aquellos que están en el poder y los que quedan atrapados por el fuego cruzado de los hegemónicos ¡Cuando los elefantes van a la guerra, es el pasto el que sufre!.