Los abandonados hermanos Roland y Pablo ven la deportación de sus vecinos inmigrantes. Después de que la policía se ha ido, deciden entrar en el apartamento abandonado. En su interior descubren otro mundo, comida exótica, música, ropa y maquillaje, todo perteneciente a la familia deportada. Por un momento, tienen la oportunidad de sumergirse en un mundo de juegos y jugar. Sin embargo, cuando su padre los descubre, son rápidamente vueltos a la realidad.

2° Edición CineMigrante 2011