El 12 de enero de 2010 un terremoto de magnitud 7.3 sacudió el Departamento del Oeste de la República de Haití. El Palacio Presidencial, el Palacio de Justicia, El Parlamento, la Catedral, y la mitad de las viviendas se derrumban. Se cuentan 300.000 muertos. Es como si después de un terremoto de la misma magnitud en Estados Unidos hubiera habido 5 millones de muertos. El documental de Arnold Antonin cuenta en 20 minutos, el drama, el coraje y la belleza del pueblo haitiano, la solidaridad internacional y se interroga sobre las responsabilidades y negligencias que condujeron a esa Apocalipsis de la cual, el peligro de que sucediera era conocido por todo el mundo desde hace al menos 2 años.