Amanecer en Yaoundé. Coco, un veinteañero camerunés está conduciendo a una joven y bella mujer en su taxi. En el camino al aeropuerto mantienen una charla, pero ella parece estar ausente. Ella está mirando con melancolía las calles de la ciudad que se está yendo.