A un año exacto después del terremoto que destruyó gran parte de Haití, se descubre, entre ceremonias oficiales y la vida del pueblo en los campos de refugiados, que nada se ha hecho para reconstruir el país.