La emigración es de gran importancia para la economía de Bangladesh. Cerca de tres millones de bangladeshis que trabajan en oriente medio envían el 70% de las remesas recibidas por el país. Aún así, no existe la menor preocupación por el bienestar de estos trabajadores. El abuso laboral, los contratos ilegales y las repatriaciones forzosas han generado decenas de miles de familias rotas, han creado pobreza y han destruido las esperanzas de muchos de ellos.